Compartir
No transmitimos valor si no nos valoramos
 ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌ ‌

Cuando intentamos seducir lo que estamos intentando hacer básicamente es despertar el interés y el gusto de una persona hacia nosotr@s. Intentamos exponer de forma explícita o implícita una serie de argumentos que convenzan a esa persona para que nos dedique tiempo, atención, cariño, sexo, etc. En Egoland dividimos estos argumentos en tres niveles: racional, emocional y sexual.

Es muy difícil tratar de convencer a alguien de que sienta una atracción o gusto hacia nosotr@s si nosotr@s mismos no la sentimos. Si no nos valoramos. Si creemos que somos unos seres llenos de defectos y miedos y que no merecemos recibir la atención, admiración, respeto y cariño de terceros porque nosotros mismos no nos procuramos esos sentimientos. Haciendo una metáfora mercantil estamos intentando vender un producto en el que no creemos, que tiene muchos fallos y no merece la pena.

La autoestima es uno de los pilares de la seducción. Sin ella no transmitimos atractivo. No debemos confundir una autoestima fuerte con prepotencia. Existen muchas personas que tratan de ocultar sus miedos mediante una falsa impresión de superioridad. Esta máscara es fácilmente identificable como irreal por lo que no sirve para el proceso de seducción.

Algunas escuelas de seducción aplican la doctrina Fake it until you make it, que básicamente se trata de meterse en el papel de la persona que quieras ser hasta que finalmente, gracias a la imitación, te conviertas en ella. En Egoland no creemos que nadie se tenga que convertir en otra persona para seducir, precisamente lo contrario. Creemos que es fundamental encontrar aquello que nos hace únicos, valiosos y diferentes. Hasta nuestros defectos pueden ser atractivos. Mediante las 3 H (Humor, Humildad y Honestidad) conseguimos gustarnos a nosotros mismos y gustar a los demás.

Trabajar la autoestima es un proceso complejo y que lleva tiempo, a veces requiere de la ayuda de un profesional, pero que mejora nuestra vida a todos los niveles. Debemos de ser conscientes de cuál es la escala de valores sobre la que nos medimos y por qué creemos que estamos fallando en ella. En muchas ocasiones esta escala nos ha venido impuesta y debemos hacer una labor de "desaprendizaje". Compararse con los demás no es una buena opción. Debemos establecer nuestros propios principios y sentirnos valiosos de acuerdo a un criterio propio. ¿Sabrías identificar aquellas cualidades positivas que te hacen únic@?
 
Egolandseduccion, Calle Jesús, 60, Puerta 2, 46007 Valencia, Valencia, España



Email Marketing por ActiveCampaign